Type to search

Columnas

“Entre dichos y hechos”

Avatar
Share

Por Erika Cornelio Ramos

@ErikaCornelio


Una CNDH a modo

El martes 12 de noviembre entre gritos y sombrerazos se llevó a cabo la Toma de Protesta de la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra, un acto por demás manoseado desde el proceso de su elección el jueves 7 de noviembre.

Pese a que se había solicitado la moción para reponer el proceso de elección por el propio senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de coordinación Política del senado y coordinador de la bancada de morena, la solicitud fue rechazada, pues los senadores defendieron la votación del jueves 7 de noviembre, sin importar los señalamientos de fraude y trampa que la oposición había cuestionado después de dicho proceso, debido a que en la elección antes mencionada, habían 116 legisladores y solo se contabilizaron 114 votos, de los cuales 76 fueron para la hoy Presidenta de éste órgano autónomo.

Nada había lastimado más a la CNDH, como este proceso de selección de su titular, no solo queda bajo la duda su autonomía al seleccionarse a quien un año antes había sido candidata a diputada federal por morena, y que a su vez continuaba siendo parte de su órgano de dirección mas importante como el consejo político nacional de ese partido, sino que además fue seriamente cuestionada y vulnerada una Institución que con creces había superado su creación y consolidación como órgano autónomo.

Resulta más preocupante que la hoy titular de este organismo autónomo, a pregunta expresa respecto a los asesinatos de periodistas, desconozca que existen, lo que sorprende cuando la organización Articulo 19 señaló que en lo que va de la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador van 11 periodistas asesinados en razón de su labor informativa.

Peor aún, que la ombudsperson, pese a lo cuestionado de su toma de posesión y elección, haya asumido tal función sin que haya reparado en la falta de legitimidad al cargo que asumió.

Quedan heridos pues, de muerte los órganos autónomos, no solo por la reducción de sus presupuestos como ya lo ha planteado el grupo parlamentario de morena, o por los constantes cuestionamientos que el propio presidente hace a los mismos, sino por el golpe certero a la credibilidad y la estatura moral  de estos organismos, orquestado a partir de una elección plagada de irregularidades.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *