Type to search

Columnas

Entre dichos y hechos

Avatar
Share

De la vigencia de los Partidos Políticos y Margarita Zavala

Según el Instituto Nacional Electoral se han registrado 52 organizaciones que aspiran a convertirse en Partido Político, no obstante, de las 52, pocas tienes posibilidades reales de obtener el registro, en el entendido que deben contar con tres mil militantes en por lo menos 20 entidades federativas, o bien, tener 300 militantes en por lo menos 200 distritos electorales. De acuerdo con la Ley General de Partidos Políticos, cito: “bajo ninguna circunstancia, el número total de sus militantes en el país podrá ser inferior al 0.26 por ciento del padrón electoral federal que haya sido utilizado en la elección federal ordinaria inmediata anterior a la presentación de la solicitud de que se trate.” Dicho 0.26 % equivale a 233 mil 945 electores.

La posibilidad de que estas 52 organizaciones puedan obtener su registro resulta complicada, ante lo ya mencionado.

De lo anterior, surgen las siguientes preguntas: ¿Es redituable ser un Partido Político hoy en día, ¿Quiénes son los que están detrás de la constitución de estas organizaciones? ¿A quiénes beneficia el que haya más partidos políticos?

Hoy en día el Sistema de Partidos Políticos en México deja mucho que desear, no solo por el impacto en el erario público, puesto que desde 1977 se les otorga fondos públicos para su existencia. El costo a cargo del erario se ha convertido en una carga para el ya desgastado presupuesto del Estado, sin embargo, en nuestro último proceso electoral el Instituto Nacional Electoral autorizó un gasto histórico para partidos políticos y candidatos independientes, la nada despreciable cantidad de 6.7 mil millones de pesos.

Este constante derroche del dinero público a nombre de la democracia y la equidad en la participación electoral, es cuestionado constantemente, ya que los partidos políticos enfrentan una grave crisis de legitimidad, desconfianza y credibilidad, que se ve reflejada en la abstención en los procesos electorales, la emergencia de partidos pequeños y organizaciones antisistema.

Este evidente declive de los Partidos como agentes de representación, pone de manifiesto la vulnerabilidad de la Democracia en nuestro país. Tan solo en el 2018 en la Encuesta realizada por Consulta Mitofsky denominada “México: Confianza en instituciones 2018”, señaló que de las 18 instituciones evaluadas, los partidos políticos resultaron tener los resultados más bajos.

Si a esto le añadimos la falta de credibilidad en los liderazgos que encabezan estas organizaciones, resulta cada vez más complicado el porvenir del Sistema de Partidos Políticos de México, ejemplo claro lo tenemos como el de la Organización “México Libre” que encabeza la ex candidata presidencial Margarita Zavala, quien a escasos días de haber solicitado su registro, generó un sentimiento adverso entre la población, misma que solicitó ante el sitio Change.org la cancelación de su registro teniendo hasta la fecha más de 200 mil firmas recabadas.

No cabe duda que eso es un reflejo del hartazgo ciudadano, ante un sistema de partidos sin credibilidad y con liderazgos cuestionados.

Sin embargo, cada vez vemos a una ciudadanía que cuestiona, que no se queda callada, y prevalecen los discursos antisistema, reflejo de un hartazgo social que busca una opción que verdaderamente le represente.

Esperemos que las organizaciones que logren su registro, vean realmente de lo que adolecen sus pares, y busquen una representación real de las necesidades de la ciudadanía, porque de otra manea serán desechados por la misma…Al tiempo…

Por: Erika Cornelio Ramos

Analista, Maestra en Políticas Públicas Comparadas por la FLACSO.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *